Segui @Schlinkcarlos Carlos Schlink
Carlos Schlink
Empresarios dicen que el efecto es al costo laboral
El impacto será del 42,7%
Gobierno. El Ministro de Economía y Finanzas pidió a los empresarios asumir el incremento y compartir sus ganancias.
El-impacto-sera-del-42,7%
Ref. Fotografia: Industria. El sector fabril y las industrias concentran la mayor cantidad de empleo formal del país.

El efecto directo del incremento salarial acordado entre los trabajadores y el Gobierno, de 20% al salario mínimo y 10% al básico, según el sector empresarial impactará de manera directa en los costos laborales en un promedio de 42,7%.

El sector empresarial privado, compuesto en un 90% por pymes, es el “empleador formal” más importante. De los 1,5 millones de personas empleadas en el sector formal, más de 1 millón de trabajadores, es decir, un 68% del “empleo formal” lo genera  el rubro formal privado y un poco menos de 500 mil trabajadores, es decir, un 32%, está a cargo del sector estatal. “Esos dos pagos del doble aguinaldo más el actual incremento, sumado a otros costos laborales totalizan dicho promedio”, precisó el economista Carlos Schlink.

Gabriel Dabdoub, presidente de la Federación de Empresarios Privados, señaló que  el aumento salarial no genera condiciones óptimas a largo plazo. “Nos preocupan aquellas empresas que no podrán cumplir. El impacto es sobre todo para empresas pequeñas”, señaló.

Otras consideraciones. El presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (CADEX), expresó el descontento de su sector con el acuerdo entre la COB y el Gobierno. “Somos golpeados continuamente; primero fueron los controles de precios, las restricciones y los permisos de exportación. Hoy son los incrementos salariales desproporcionados. Califico esta política como regresiva dado  que limita la competitividad de los productos y servicios exportables”, dijo.

Según el INE, la población ocupada está distribuida en un 65% por cuenta propia, 9% sector público y 26% privado. Eso explica que solo el 35% de la población se beneficiaría del incremento salarial.

En cambio el director ejecutivo de la Fundación Jubileo, Juan Carlos Núñez, manifestó que el incremento salarial determinado (Gobierno-COB) alcanzaría al 21% de los trabajadores en el país.

Por su parte,  el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, informó que el incremento se aplicará para los sectores público de Salud, Educación, Fuerzas Armadas (FFAA), Policía Boliviana, en el caso del sector privado el porcentaje es una base para la negociación obrero-patronal.

Denuncia vulneración de derechos de consultores. El defensor del Pueblo, Rolando Villena, denunció una serie de vulneraciones a los derechos laborales y discriminación de los denominados “consultores en línea”. “Se hacen diferencias incomprensibles entre los llamados servidores y servidoras de planta y los  consultores en línea”, enfatizó. Considera que hay discriminación en el monto  salarial y en los beneficios sociales.

Punto de vista

Jimmy Osorio
Analista Económico

"El incremento del 10% se hace racional"

“El incremento del 20% al SMN (de Bs 1.200 a Bs 1.440) tan solo afectará de manera efectiva a aquellas personas que perciben un salario de Bs 1.200 o menos del 35% de la población ocupada (masa laboral), que puede considerarse como sector laboral formal. El resto, o sea, el 65% que trabaja por cuenta propia, no puede obligarse a sí mismo a percibir un salario de Bs 1.400 o más.

El incremento del 10% va en relación directa al nivel inflacionario sufrido el año pasado (6,5%), sin embargo el 6,5% registrado por el INE en el Índice de Precios al Consumidor IPC en la gestión 2013, contempla los más de 360 ítems que lo componen y no solo aquellos con mayor incidencia inflacionaria como los Alimentos, Bebidas y Transporte”.

El 85% de las firmas son unipersonales y crean pocos empleos
Demanda. En Bolivia se requieren 160.000 empleos formales por año, pero solo se generan 40.000. De ahí surge el autoempleo

La base empresarial aumentó en Bolivia, según los datos de Fundempresa, pero el 85% de las firmas son unipersonales; es decir, se trata de unidades productivas de autoempleo o registro formal de consultores externos para la prestación de servicios. 

Los analistas económicos advierten que las empresas unipersonales son, en su mayor parte, unidades de autoempleo. “Si generan algún empleo adicional es más bien precario y de bajas remuneraciones”, explica Roberto Laserna, presidente de la Fundación Milenio.

Mientras el economista Marcelo Núñez señala que las unipersonales son unidades, en su mayoría, familiares, que si bien están constituidas legalmente y pagan impuestos, sus trabajadores no aportan a las Administradoras de Fondos de Pensiones y carecen de seguro médico.

 La característica principal es que si no logran consolidarse en el mercado, rápidamente cierran y emprenden otra actividad, su capital es poco, generalmente lo más fuerte es el alquiler, lamentablemente no hay registro de la cantidad de mano de obra que absorben.

En cuanto a la actividad económica el reporte de Fundempresa sostiene que el 40% se dedica a la venta  por mayor y menor, reparación de vehículos automotores y motocicletas, y venta al por mayor y menor de vehículos y motocicletas, que es una actividad comercial.

Núñez sugiere que el registro empresarial incorpore rangos de cantidad de empleos.

Se dedican al comercio
Las unipersonales, por lo general, se dedican a actividades de comercio por mayor y menor, inmobiliarias, de alquiler o al sector de la construcción, según explica el economista Teófilo Caballero. Sobre el mayor surgimiento, destaca dos aspectos: la estrechez de la estructura económica que obliga a desarrollar una actividad por cuenta propia y la dificultad de insertarse en una empresa, puesto que en Bolivia cada año se deben crear 160.000 empleos y apenas se crean 40.000 empleos formales.

El analista Carlos Schlink advierte que las empresas unipersonales son las que están conformada por un solo propietario, con responsabilidad ilimitada frente a las obligaciones sociales. “Es la más riesgosa, por su carácter ilimitado y porque no se encuentra debidamente regulada por el Código de Comercio”, precisa

El crecimiento se basa en el consumo, no en la producción
Roberto Laserna - Pdte. Fundación Milenio
Estamos viviendo una etapa prolongada de crecimiento económico y, por tanto, de expansión del mercado y de las actividades económicas, gracias a la bonanza exportadora que nos beneficia como nunca en nuestra historia económica.

Sin embargo, si las empresas unipersonales son cada vez más y el ritmo de crecimiento de las empresas basadas en asociación es muy lento, quiere decir que estamos en un crecimiento espúrio; es decir, que no se basa en un fortalecimiento de la base productiva e institucional, sino simplemente en la expansión del consumo respaldado por la extracción y venta de los recursos naturales.

Es como si en una fábrica aumentaran las ventas llevando al mercado los ladrillos de las paredes o los repuestos de las máquinas. Claro que así se obtendrían más ingresos, pero solo hasta que se agoten los ladrillos y los repuestos que se están vendiendo. Y si con esos ingresos no se reponen o no se levanta otra fábrica, el resultado será la pobreza después de la fiesta.

Deuda publica de Bolivia al 31 de diciembre de 2013!!!

Deuda publica de Bolivia al 31 de diciembre de 2013!!!

El país se detiene en nuevas inversiones para generar más mercado laboral
La barrera infranqueable del empleo
Contraste. El trabajo formal se ha estancado en los últimos años en un promedio de 30%, en tiempos de notable crecimiento macroeconómico.
La-barrera--infranqueable-del-empleo
Ref. Fotografia: Trabajo. Los mayores empleos formales están en el eje central. Santa Cruz posee el mayor mercado laboral en el sector privado.

El empleo formal en el país se ha estancado en los últimos años en un promedio del 30%, frente a una economía predominantemente informal del 70%. Esta realidad es diametralmente opuesta al crecimiento macroeconómico que el país vive en los últimos años, cuyos márgenes se ubicaron por encima de otros países de la región con un 6,5%  y superávit fiscal del 1%, registrados a diciembre 2013. 

En la primera conclusión, el economista Julio Alvarado, cita que de esos 32% de población con empleo formal, solo un 20% tiene una remuneración adecuada, seguridad laboral y social. “La gran mayoría, no. El empleo en Bolivia cada día, se va deteriorando, a pesar de la bonanza económica. Y el mejor dato se refleja en el crecimiento de las remesas. Por ejemplo  el 2013, Bolivia recibió 1.200 millones de dólares de remesas, de ellas casi la mitad, eran provenientes de España”, enfatizó. 

Un contexto que se agrava.
La situación no ha cambiado en los últimos años, precisa Bruno Rojas (experto en el tema del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario- CEDLA), quién cita estudios  donde se señala que alrededor del 65% de la población urbana y ocupada del eje central se encuentran en actividades económicas familiares y semi empresariales, catalogadas como empleo informal. “Se caracteriza por unidades económicas de un alto nivel de precariedad, con bajos ingresos y desprotección social, entre otros”, señaló.

En cambio, un 3% están ocupados por un sector doméstico (cocineras, jardineros) y otro 12% de la población se encuentran ocupados en el sector estatal de la economía. Y el restante  20% es acaparado apenas por el sector empresarial de la economía. “Más o menos, un 30% de la población se constituiría con un empleo formal. Pero con un gran problema que tiene que ver con la calidad del mismo, cuya situación no difiere substancialmente del empleo informal. Por ejemplo en el sector estatal, se ha impuesto una nueva forma de regulación del trabajo, como es el Estatuto del Funcionario Público, que ha generado muchas restricciones a sus derechos, supeditado a cuestiones político partidiarias”, señaló.

En cambio, en el sector empresarial mediano y grande, sobre todo en la industria y construcción, dice Rojas, los trabajadores están soportando un proceso de precariedad debido a la “eventualidad” y “temporalidad del trabajo”. Ese índice,  según estudios del CEDLA, en el 2011 era del 48%. A ellos, se suma una constante “terciarización del empleo” basada en la subcontratación de servicios de pequeñas y microempresas, a la que acuden normalmente, las pocas y grandes inversiones.  “Estas características, penosamente se ha ido profundizando y generalizando con más empleos sin protección social, con salarios bajos y otros, en varios rubros como en el caso de la construcción, la situación es dramática”, apuntó.

Otras variables que hacen al tema. Si bien, en los últimos dos años, el proceso de formalización de las empresas, sobre todo en pequeñas y medianas se ha duplicado en número, el mismo no ha incidido significativamente en la creación de nuevos empleos. El registro de nuevos emprendimientos formales que lleva adelante Fundempresa  explicitan esta situación. Al mes de marzo de 2013, la Base Empresarial Activa contó con 78.774 empresas, pero un año más tarde, es decir a marzo de 2014, se estableció en 137.155 empresas, presentando un crecimiento de 74%.

Pero de ese número de empresas existentes hasta el 31 de marzo de este año, el 93% son unipersonales. Incluso el crecimiento en número de empresas unipersonales, ha ido en aumento en los ultimos años. “El año 2009, de las empresas inscritas el 80% fueron unipersonales; de enero a marzo de 2014, el 93%. El 2009 de las empresas inscritas, el 19% fueron sociedades de responsabilidad limitada; de enero a marzo de 2014 el 7%”, sustenta el informe de Fundempresa.

"Esas unidades económicas son de muy baja productividad, lo que obviamente no es la base para el desarrollo económico y menos para generar nuevos empleos para la gente", precisó el economista Armando Méndez.

En la visión gubernamental. El gobierno de Evo Morales, en reiterativas intervenciones públicas, ha mencionado que la tasa de desempleo disminuyó del 8,1% en 2005 a 3,2% en 2013, consecuencia de la mayor actividad empresarial y pública, que va de la mano con incrementos salariales por encima de la tasa de inflación.

Además destaca que el PIB per cápita que mide el nivel de ingreso de la población, se triplicó en los últimos ocho años; en 2005 se situaba en 1.010 dólares y en 2013 se incrementó a 2.794 dólares, lo que significa que en promedio cada persona aumentó su ingreso diario a 7,8 dólares en 2013 de 2,8 dólares registrados anteriormente al 2006.

"Todos los ingresos que el país ha tenido con cierta bonanza se deben a la exportación del gas. Es más, la característica de este modelo (denominado de economía social, comunitaria y productiva), confisca los recursos destinados a sectores generadores de empleo. Todos los ingresos los destina al sector público y a las empresas estratégicas como YPFB y Comibol, basadas en empresas extractivistas de recursos no renovables. Así no hay incentivo para que el sector privado pueda generar más empleos en el país", señaló Germán Molina, economista.

Escasas perspectivas. Además, los hechos que evidencian lo crítico de esta situación del empleo formal,  tienen que ver, por ejemplo con el egreso cada año de 14.000 profesionales de las universidades bolivianas, de ellos solo el 20% consigue insertarse dentro el mercado laboral. El resto está condenado a sobrevivir en el ámbito de una economía informal, no necesariamente ejerciendo su capacidad y formación profesional.

Según Roberto Laserna, el Estado definitivamente no es el gran creador del empleo. Nunca lo ha sido, nunca lo va a ser y por tanto tampoco es el motor del desarrollo del país.  “Lo que el Estado debe hacer, en lugar de dirigir, controlar, reglamentar y restringir la iniciativa de la gente, es simplemente apoyarla, aceptarla y respaldarla. En concreto debe dejar de estorbar”, puntualizó.

Y Méndez argumenta que el Estado tiene que atraer a las inversiones extranjeras directas. “Un país no podrá desarrollarse sino es con el capital extranjero”, enfatizó.

"Si no se hacen reformas estructurales en la base productiva,  vamos a seguir siendo un país exportador de seres humanos sin trabajo. En este país no hay una revolución industrial, no existen condiciones"

Julio Alvarado
Economista

"Es bueno que cada año haya más empresas que se formalizan.  Pero estas se tropiezan con los impuestos, donde se cometen abusos.  Eso desalienta la inversión y por ende  la creación de nuevos empleos en el país"

Humberto Vacaflor
Periodista y Analista Económico


Apuntes
Las causas para que el empleo informal persista

Modelo. La economía boliviana posee un patrón de acumulación basado en una economía extractivista y primario- exportadora. Concentra el crecimiento económico en pocos sectores y empresas (minería e hidrocarburos) que tienen como prioridad la exportación antes que atender la demanda del mercado local. Esta concentración provocó que otros sectores económicos que generan más empleos tengan menos apoyo del Estado (políticas) y se mantengan en su atraso y bajas inversiones.

Matriz. 
La débil industrialización del país provocó que la economía de las ciudades se terciarice (comercio y servicios) y la producción local se concentre en pequeñas unidades económicas. Para el 2004, 92% de los establecimientos industriales en La Paz y El Alto eran micro y pequeñas empresas.

Realidad. El empleo que se genera es insuficiente y para colmo, eventual, temporal o a contrato (flexibilizado) lo que obliga a la población a buscar otras alternativas de empleo y subsistencia, basados en el trabajo familiar (negocios y empresas familiares). Es una respuesta al desempleo generado por la economía.


Proyecciones
La necesidad de cambiar el  timón

Datos reales.  Según los analistas, la tasa de desempleo que maneja el gobierno es maquillada, al igual que la tasa de inflación, al igual que el superávit fiscal, porque la realidad económica dice lo contrario, lo que más se ha incrementado es el empleo informal, el subempleo y en materia de pobreza muy poco se ha avanzado, porque no se tienen empleos sostenibles.

Restricciones.  El Estado los castiga con sus leyes, restricciones y resoluciones administrativas en las diferentes áreas, créditos, comunicaciones, juegos, servicios, además de la falta de competencias de otros niveles de gobierno para invertir en diferentes sectores estratégicos. Esta situación debe cambiar el actual gobierno, si se quiere no solo generar empleo, sino crear empresas competitivas.

Rentismo. Según los expertos,  con los dobles aguinaldos, bonos productivos, el costo laboral es muy alto para los empresarios y mantener los precios congelados, tipo de cambio fijo, produce desempleo directo, porque las empresas bolivianas se vuelven menos competitivas.

Garantías.  El gobierno, con la actual Ley de Inversiones debe garantizar sobre todo la inversión externa, como uno de los timones para generar empleos.


Punto de vista

Carlos Schlink
Analista Económico

"La gente prefiere subsistir en los mercados informales"

“la falta de crecimiento del nivel de empleo formal, se explica principalmente por la falta de incentivos del gobierno, es decir políticas públicas que incentiven al sector privado a formalizar sus negocios, por el contrario se aplican políticas que desincentivan a la formalización de la economía, como es el control de los precios de los bienes y servicios, prohibición a las exportaciones, tipo de cambio fijo, falta de acceso al crédito, falta de uso de la biotecnología, apertura de nuevos mercados, falta de seguridad jurídica protegiendo la propiedad privada, además de la falta de infraestructura caminera y productiva.

Con todas estas políticas hemos incrementado el contrabando, el narcotráfico, acrecentado el sector informal además que los salarios son demasiado bajos, por eso la gente prefiere subsistir en los mercados informales.

Además, el estado ha cambiado su rol de regulador y trabajar con el sector privado, a convertirse en un gobierno empresarial competidor del sector privado, además del beneficio de controlar las leyes por las cuales controla precios y mercados de exportación.

Esto incentiva a incrementar la informalidad de la economía y prueba de ello es que el crecimiento de la economia se explica en un 70% por el consumo interno, que es alimentado por la informalidad de la economía.”

Carlos Schlink: El incremento salarial ofrecido para este año
Desde el 2008 al 2013 la pérdida del poder adquisitivo fue del 33%, porque se muestran cifras maquilladas, negociando aumentos menores a los reales

Nuevamente el Gobierno está por lanzar un decreto supremo para determinar el incremento salarial de este año, para los diferentes sectores de la economía formal de Bolivia, así como también el incremento del Salario Mínimo Nacional. Por declaraciones de altos funcionarios del Gobierno, han ofrecido incrementar al salario básico un 8% y el Salario Mínimo Nacional un 15%.

Lo paradójico de la aplicación de las políticas salariales del Gobierno, es que estas no están acordes a las cifras macroeconómicas alcanzadas la gestión pasada. Por ejemplo, el incremento salarial ofertado este año, del 8% al básico, es igual al de 2013, pero es inferior (15%) al aumento al salario mínimo nacional que fue del 20%, tomando en cuenta que los indicadores referenciales para determinar el alza al salario son mejores para esta gestión. Uno de ellos, son los recursos recaudados que aumentaron en 21%.

Es decir, de $us 7.137 millones del 2012 la recaudación se incrementó hasta los $us 8.604 millones en 2013, el crecimiento del PIB del 2013 fue del 6,8% contra el 5,2% de crecimiento del 2012, la inflación fue mayor en el 2013 con 6,48% con relación a la alcanzada el 2012 de 4,54% y la proyección del incremento de sueldos y salarios en el Presupuesto General del Estado (PGE 2014) es similar a la del PGE 2013 con 16%, en condiciones distintas.

Cifras maquilladas del PGE
Este ofrecimiento del Gobierno, sobre el incremento a los salarios es una triste realidad que vive la economía boliviana, que tiene engañada a la población, donde se muestran cifras maquilladas del PGE y del nivel de inflación.

Por sentido común no se puede ofrecer un incremento al salario menor al de la gestión pasada, si el crecimiento de la economía estuvo por encima y el nivel de la inflación en términos reales alcanzó el 12,4%.

Desde el 2008 al 2013 la pérdida del poder adquisitivo fue del 33%, porque se muestran cifras maquilladas y no reales, negociando incrementos a los salarios menores a los reales.

Una de las contradicciones que llama la atención, es la planilla salarial del Ministerio de Economía donde el menor nivel de la escala salarial tiene un salario mínimo de Bs 2.000, y el aumento que ofrece el Gobierno al mínimo salarial es de 15%, alcanzando solamente Bs 1.380. Esta contradicción va a generar conflictos entre los diferentes sectores de la economía porque se discrimina a algunos trabajadores y a otros se los premia con mejores salarios.

Lo que el Gobierno desconoce es que solamente el 30% de la economía boliviana es formal y 70% informal, que el nivel de pobreza alcanza el 51%, según los datos de la Cepal, y que estos incrementos salariales no van a permitir cubrir sus necesidades básicas insatisfechas, ya que solamente en el rubro de alimentos, en el 2013 se han inflacionado en 26%, y los desastres naturales del mes de marzo van a afectar al nivel de producción e incremento de precios en los próximos meses, porque van a escasear, y el dinero que el Gobierno piensa utilizar para reponer las pérdidas ganaderas no alcanza ni al 25% de lo perdido, en consecuencia, reducir la pobreza en nuestro país solamente quedará como un sueño inalcanzable.

El incremento al salario básico debería bordear el 15%, tomando en cuenta los indicadores macroeconómicos del Gobierno, además para poder compensar por lo menos el último año de la inflación real que ha tenido la economía y por lo menos recuperar el 50% del incremento de la subida del  rubro de alimentos del 2014.

Un conflicto para privados
Para el sector privado el conflicto va a ser aún más grave, ya que el Gobierno lo tiene atado de manos, por el congelamiento de precios de hace cinco años, ha prohibido las exportaciones, no ha dado seguridad jurídica, no garantiza mercados y mucho menos busca nuevos. Por el contrario, ha incentivado a informalizar la economía con sus medidas, y este sector informal no aplica incrementos salariales.

En ese sentido, primero se debe analizar cada uno de los sectores, su crecimiento por actividad, su rentabilidad, la producción, la cantidad de empleos que genera, para determinar los incrementos salariales de cada sector, ya que no se puede ser irresponsable con el sector privado imponiéndoles un porcentaje de aumento salarial que le genere mayor presión tributaria, además de bonos irresponsables (doble aguinaldo) desconociendo la salud económica de cada uno de los sectores de la economía, esto va a provocar estancamiento en las inversiones, pérdida de empleos, reducción de la producción, subida de los precios y pérdida de competitividad, como ha ocurrido los últimos años y por eso se explica el crecimiento de los productos importados

LAS FRASES

“Este ofrecimiento del Gobierno sobre el incremento a los salarios, es una triste realidad que vive la economía boliviana, que tiene engañada a la población, donde se muestran cifras maquilladas del PGE y del nivel de inflación”

“Primero se debe analizar cada uno de los sectores, su crecimiento por actividad, su rentabilidad, la producción, la cantidad de empleos que genera para determinar los incrementos salariales de cada sector, ya que no se puede ser irresponsable con el sector privado imponiéndoles un porcentaje de aumento”

PERFIL

Ámbito profesional
Economista, Master en Gestión y Políticas Públicas, especialista en descentralización, director de Tesoro y Crédito Público de la Gobernación del departamento de Santa Cruz, analista económico y consultor de la Fundación Milenio.
Entre sus cargos anteriores, estuvo como director del Colegio de Economistas de Santa Cruz y publicó un libro, en conjunto con otros profesionales, sobre la economía cruceña.
Es docente de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno

LOS ECONOMISTAS ACONSEJAN ANALIZAR LA SITUACIÓN DE LAS COMPAÑÍAS

Sector empresarial reclama acuerdo de forma tripartita

Argumentan que la realidad de cada compañía es distinta en cada una de las regiones. En Oruro señalan que hay capacidad para aumentar un 6%

image      

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) expresó su rechazo a que el aumento salarial sea mayor a la inflación del año pasado, que fue 6,48%, y demandó que la negociación sea tripartita, es decir, trabajadores, Gobierno y empresarios.

  “Un incremento del 15% implicaría que desde el 2006 al 2014 este salario se estaría incrementando en 109,7%, mientras la inflación solo aumentó el 50%. Esta situación nos va a afectar”, indicó el presidente del sector, Daniel Sánchez.

Consideran que el escenario que debería mantenerse para el alza salarial es el de básicamente reponer el poder adquisitivo, es decir un 6,43% para ambos (SMN y básico).

Gabriel Dabdoub, presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc), sugirió al Gobierno una negociación entre empresas y trabajadores. “Debe analizarse la situación de cada empresa, puede ser a escala regional o individual”, sostuvo.

Por su lado, el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Oruro, Fernando Dehenne, informó de que planteará un incremento salarial de 6% para los trabajadores de ese distrito.

“El incremento debe ser racional para que podamos cumplir con esta obligación y también con el doble aguinaldo, porque nuestras empresas no tienen el mismo movimiento económico del eje central”, indicó el directivo.

Observan propuestas

En criterio del expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB) Armando Méndez, un aumento salarial por igual en cada ciudad, en los términos que el Gobierno plantea, no se justifica de ninguna manera.

Aclara que no se toma en cuenta la situación de las empresas, pues hay compañías que les va muy bien, a otras regular y a otras mal. ¿Cómo es posible que en tal situación todas tengan que incrementar los salarios en igual proporción?, cuestionó Méndez 

PUNTO DE VISTA

El PGE prevé un aumento del 16%

Carlos Schlink - Economista

La proyección del gasto en sueldos y salarios ya figura en el Presupuesto General del Estado (PGE 2014), en el que el Ministerio de Economía prevé un incremento del 16%.

Las cifras del Gobierno no tienen coherencia con relación a la realidad de la economía boliviana, ofrece un 7% y la proyección es más del 16%. Por el lado de la inflación real, en 2013 fue de 12,4% y ofrecieron solo 8% de incremento. El 2012 crecimos en 5,5% y dieron el 10% de aumento, y este año que crecimos al 6,8% ofrecen solamente 8%, es un descontrol total de todas las cifras económicas.

Hay un toque de maquillaje que le da el Gobierno y el INE, además hay que dejar claramente establecido que la pérdida del poder adquisitivo entre 2008 y 2013 fue de 33%. El incremento mínimo real debería ser del 15% para compensar por lo menos el último año de la inflación real que ha tenido la economía. 

Confirmación del sobregiro de la Cuenta Única del Tesoro

Carlos Schlink - Director Del Tesoro De La  Gobernación De Santa Cruz

Agradezco primero al funcionario del Ministerio de Economía, por dar algunas aclaraciones que le hace a la población, donde reconoce que existe una Cuenta Única que es administrada a través del Banco Central de Bolivia y que los saldos en caja y bancos son de las Entidades Territoriales Autónomas (ETA), aunque sea de manera contable, ya que esperemos también tenga la valentía de publicar los saldos de las libretas de cada una de las instituciones y empresas públicas del país, ya que es una información pública y que cualquier ciudadano debería poder acceder a la misma, de acuerdo a normativa, además de ser recursos públicos que aportamos todos los bolivianos, eso lo debe conocer cualquier funcionario público de cualquier entidad.

También es grato conocer que el continuo crecimiento que tuvo la economía nacional en los últimos años se debe a la buena gestión pública que algunas instituciones públicas realizan a través de la inversión pública, la cual el nivel central del Estado (ministerios) aporta solamente con el 11%; es decir, 487 millones de dólares, de los 4.519 millones inscritos en el PGN 2014, y el saldo es para la burocracia estatal del nivel central del Estado.

Referente a la poca capacidad que tienen algunas ETA al momento de ejecutar sus recursos, cabe mencionar que los techos presupuestarios que les asigna el Ministerio de Economía y
Finanzas Públicas, a todas las instituciones del país, en base a las proyecciones económicas que realizan los funcionarios del Ministerio de Economía, tiene una falla del 100%,ya que ningún modelo econométrico, ni de regresión lineal simple, tiene errores mayores al 5%; sin embargo, las metodologías de cálculo del ministerio superan cualquier hipótesis y justifican el pésimo cálculo de los ingresos del país, que justifican la acumulación de saldos altos en bancos altos año.

Para finalizar, también me surgen dudas sobre el manejo de las finanzas públicas del país, porque bloquean las páginas web de información económica (Sigma, BCB) como por ejemplo la ejecución presupuestaria o el informe semanal de la deuda externa, o la información publicada tiene un rezago de dos años (Viceministerio de Tesoro y Crédito Público) como la publicación de las Notas de Crédito Fiscal con que el Tesoro emite para financiar sus compromisos, y por último la información del INE, donde la aplicación de políticas públicas no está acorde a la bonanza económica que vive el país, por ejemplo el incremento salarial ofertado el 2014 de un 7%, inferior al de 2013 y con mayor cantidad de recursos, elevado crecimiento del PIB y un incremento de sueldos y salarios en el PGN del 16%.

Diferencias y similitudes entre contabilidad fiscal de la Administración Central, Empresas Publicas y Entidades Descentralizados o Territoriales Autónomas.

Aspectos conceptuales sobre Sistemas de Información y respaldo jurídico!!!

ECONOMÍA

El INE modificará el Índice de Precios al Consumidor en 2015

Incluirán nuevos productos alimenticios, tecnológicos y de transporte en la estructura de gastos. Un expresidente del BCB hace notar comportamientos diferentes en cada una de las regiones

El Instituto Nacional de Estadística (INE) alista una encuesta sobre gastos personales y del hogar para modificar el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en 2015. El estudio se lo hace en atención a recomendaciones internacionales, informó el director del Instituto Nacional de Estadística (INE), Luis Pereira.

En términos sencillos, la encuesta medirá los gastos personales y del hogar para modificar el cálculo del IPC.

Los parámetros para la definición del IPC contarán con un tiempo determinado para su modificación, puesto que la tecnología, producción, las necesidades alimenticias y los niveles de ingreso cambiaron durante los últimos años, lo que determinará y dará a conocer la estructura de gastos en cada hogar.

“Se cambiará el cálculo de la estructura de gastos de los hogares. En el patrón de consumo de las familias y de la economía en general aparecen cada vez nuevos productos, nuevas necesidades. Por ejemplo, la quinua, que siempre hubo, pero no se consumía mucho, ahora se lo hace de manera intensiva. Hay nuevas frutas, surgen nuevas modalidades de transporte (en el caso de La Paz, el teleférico, los buses Pumakatari), etc. Aparecen nuevas tecnologías de información, celulares de uso masivo, las tabletas, etc. Eso se tiene que actualizar para tener una canasta actualizada”, sintetizó Pereira.

Comportamiento diferente

En criterio del expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Armando Méndez el IPC refleja el comportamiento de 364 artículos (ítems, llama el INE) agrupados en 12 grupos.       Hace notar que si se observa el comportamiento de precios por grupos, para el 2013 se ve que cada grupo tuvo un comportamiento diferente. 

“El área de alimentos subió un 10,4% anual y comunicaciones no tuvo ninguna variación. El IPC también se mide por ciudades, lo que muestra dispersión”, sostuvo.

Ejemplifica que en Oruro el IPC fue del 9% y en Pando fue del 1,9%. Por tanto, un aumento salarial por igual en cada ciudad, en los términos que el Gobierno plantea, estaría beneficiando a Pando en desmedro de Oruro. Señala que no se toma en cuenta que hay empresas que les va muy bien y a otras mal. ¿Cómo es posible que en tal situación todas tengan que incrementar los salarios en igual proporción?, cuestionó Méndez  

ANÁLISIS

Debe haber un incremento del 15%
Carlos Schlink - Economista
Primero que nada, el grupo de alimentos tiene que estar ponderado con prioridad. Bolivia destina más del 70% de sus ingresos para la compra de alimentos. En el segundo aspecto, si se analiza el PIB y el crecimiento de la economía en su estructura de costos, se evidencia que el consumo es el que impulsa el crecimiento económico. Hay deficiencias en salud y en educación que están subestimadas. Por otro lado, el ofrecimiento del ministro de Economía es una triste realidad que vive la economía, esto confirma los argumentos que se vienen sosteniendo desde hace más de tres años, que se viene engañando a la población, mostrando cifras ficticias, del Presupuesto General del Estado, del nivel de inflación, de la reducción de la pobreza y, por último, de los datos del censo 2012. No tendría razón de ser un ofrecimiento del 7%, menor al de la gestión pasada del 10%, si el crecimiento de la economía de 2013 estuvo por encima del 2012, no tiene justificativo ofrecer un porcentaje menor.